sábado, 16 de junio de 2018

Los veintitrés de Paco

Puede que llevara dos o tres años como miembro del Consejo de Redacción de la revista Saigón, cuando se nos planteó, en el seno del mismo, un delicado problema, no por ello infeliz: nos habíamos topado, a propósito del Premio Saigón de Literatura, con un escritor que lo ganaba cada vez que participaba, y ya sumaban dos o tres consecutivas. Sus victorias no eran fruto de una Fortuna amorosa, de un jurado corrupto o de una pésima competencia. Sencillamente, el escritor en torno al cual giran las líneas de este artículo era mucho mejor que el resto de los participantes.

Si fuera socialista

Si fuera socialista, que no lo soy, ni maldita la falta… Ni socialista, ni popular, ni morado, ni naranja, ni nada. Y no por desinterés hacia la política, la cual, como todo en esta vida, es necesaria, sino por desinterés hacia el elenco de pésimos actores que han estragado un noble servicio público, transformándolo en una pantomima diaria de portadas de prensa y sumarios informativos, empezando por hacer del arte una profesión de sesgo vitalicio y terminando por esputarnos, con inquina judaizante, el viejo aforismo de que, en esta vida, igualmente, tiene que haber de todo.

sábado, 2 de junio de 2018

Cataluña III. ¡Café para todos!

Artículo publicado en Lucenadigital.com:

No era ése el plan inicial. Quiero decir que no estaba previsto o no era lo inicialmente ideado. Aunque, cuando se redactaron los pertinentes artículos constitucionales, alguna que otra segunda intención se tendría; al menos, se intuiría el curso que tomarían los acontecimientos. Con interpretaciones para cada gusto: los más puritanos o conservadores continúan sin escatimar golpes de pecho, enorgullecidos de un grado de autogobierno regional superior al de un estado federal; los más progresistas, en cambio, inconformistas por deformación profesional, defienden una configuración abierta, en la eterna espera del estado federal...

Deshumanización

Artículo publicado en Surdecordoba.com:

Las innovaciones tecnológicas se anuncian entre vítores y loor de multitudes, y una cuidada puesta en escena con trasfondo sobrio sobre el que destaca la innovación en cuestión. La luz y el colorido hipnotizan al espectador, quien no deja de ser un potencial cliente, mientras se le relata pormenorizadamente cada una de las maravillas prácticas que aportará a su día a día, haciéndole la vida mucho más fácil y cómoda, agilizando sus actividades y proporcionándole más tiempo para dedicárselo a otras actividades, las cuales, sin apenas apreciarlo conscientemente, saturarán su agenda, y ese día a día que se pretendía moldear con barro perfumado y relajante se convierte en una tremebunda anarquía de quehaceres, que se desearan solventar con mayor rapidez, permitiendo incorporar nuevos. Aunque aquel espectador, quien no deja de ser un potencial cliente, no es capaz de percibir lo que se le viene encima, anonadado con tamaña maravilla tecnológica. Aquel espectador flipa en la amplia gama de colores del divino muestrario del sumo creador tecnológico...

sábado, 12 de mayo de 2018

Imbécil

¡Hombre, chaval, hacía meses que no nos cruzábamos! ¡Cuantísimo me alegro!… Eh, no te alejes, hombre, que parece que estés huyendo de mí. Ven, acércate, deja que te mire… Te veo bien, sanote y fuertote, ¿cómo estás?… Los libros a cuestas: estudiando, ¿no?… Estupendo… Anda, demos un paseo… Que sí, hombre, que sí, damos un paseo, qué prisa llevas, joder, dónde te van a esperar a ti. Venga deja que te eche el brazo por el hombro… Pues has de saber que deseando estaba de volver a verte, y aprovecho este feliz reencuentro para disculparme contigo por la última vez que hablamos… Que sí, chaval, que es necesario. Claro que es necesario… Te decía que pido tu perdón… no, suplico

En serie

No sabría precisar con exactitud cuándo se produjo la explosión, si fue en 2004, con House y Perdidos. Lo cierto es que, durante los diecisiete años recorridos de siglo, la televisión ha puesto contra las cuerdas al cine, si no lo ha desbancado ya. Que creo que sí.

martes, 1 de mayo de 2018

Cataluña II. Las lágrimas de Piqué

Artículo publicado en Lucenadigital.com:

Hace casi veinte años, cuando Aznar era Presidente del Gobierno… Aludo al mismo Aznar que meses atrás criticó y presionó a Mariano Rajoy para que, ante la coyuntura que atravesaba España por el problema secesionista catalán, aplicara el archisabido artículo constitucional o, si se consideraba falto de redaños para ello, convocara elecciones, cuando el aludido había gobernado gracias a los votos de Convergència i Unió (CiU), hablando catalán en la intimidad, mientras la familia Puyol escondía dinero en Andorra… Vaya, que mencionaba a José María Aznar y no al almirante Juan Bautista Aznar, que ésta da para otra historia… Cuando Aznar era Presidente del Gobierno, hace casi veinte años, tecleaba, un buen amigo me aseveró, categórico, o nos aseveró, pues éramos cinco quienes paseábamos por la avenida del Aeropuerto, sita en Córdoba, aquel día, que los catalanes no dejarían de llorar jamás...